El convento de San Francisco fue fundado en el s. XIII, llegó a ser uno de los más importantes de su provincia eclesiástica.

Las ruinas, recientemente consolidadas, corresponen al crucero de la epístola y a la  capilla  fundada por don Antonio del Águila, obispo de Zamora, antes de Guadix y deán de la catedral de Ciudad Rodrigo, miembro de una de las familias más poderosas de la ciudad, cuyas armas lucen en su fachada.

La levantó hacia 1556 Pedro de Ibarra, separada de la capilla mayor por las rejas labradas por las vidrieras de Guillén de Santagut.

Para este espacio fue esculpido, el año ya citado, el famoso Calvario de Juan de  Juni, que en 1998 fue vendido por los remotos herederos del prelado al Ministerio de Educación y Cultura, que lo adscribió al Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

volver